Alfa-sinucleína nitrada en biopsia de glándula salivar en pacientes con Parkinson.
abril 24, 2019
CONy 2020: The 14TH World Congress on Controversies in Neurology (26-29 Marzo, Londres).
mayo 1, 2019
Mostrar todo

Insulina intranasal para tratar el Parkinson: Resultados de un ensayo piloto.

• Un ensayo piloto observa un posible beneficio la administración de insulina por vía nasal en pacientes con enfermedad de Parkinson.

• La dosis es de 40 UI una vez al día.

• Se comparó frente a doble ciego en un ensayo con 15 participantes doble ciego randomizado.

• Los pacientes con Parkinson que recibieron insulina mejoraron en fluencia verbal frente a placebo.

• También mejoraron con respecto a su situación previa en su estado motor.

• Fue bien tolerada y no hubo eventos adversos significativos.

• Uno de los pacientes presentaba una atrofia multisistémica y después de 4 meses no mejoró pero tampoco empeoró.

• Es necesario un ensayo con un mayor número de pacientes.
Los pacientes con enfermedad de Parkinson pueden desarrollar deterioro cognitivo. Éste ha sido vinculado con varios mecanismos, incluyendo un déficit de perfusión cerebral y alteraciones vasculares en algunas regiones del cerebro. La insulina regula el metabolismo de la glucosa a nivel cerebral y parece tener propiedades que protegen el cerebro y de hecho, la insulina administrada por vía intranasal, parece mejorar la conectividad entre diferentes áreas del cerebro y en pacientes con enfermedad de Alzheimer y deterioro cognitivo leve ha demostrado mejorar algunas funciones como la memoria verbal y la memoria de trabajo. En base a esto en Massachusetts desarrollaron un ensayo clínico con insulina intranasal en pacientes con Parkinson que ha sido publicado en la revista a PLOS ONE .
Incluyeron en el ensayo clínico pacientes con enfermedad de Parkinson pero también con atrofia multisistémica (un tipo de Parkinson Plus, enfermedad degenerativa con aspectos en común con el Parkinson con peor pronóstico). Los pacientes fueron tratados con 40 UI de insulina intranasal o bien placebo administrada una vez al día antes del desayuno durante 4 semanas. Se trata de un ensayo randomizado doble ciego, por lo que ni el evaluador ni el paciente conocían la terapia recibida (fármaco o placebo). Evaluaron cognición con un test cognitivo llamado MOCA, la fluencia verbal con un test llamado FAS y el estado de ánimo con el cuestionario BDI. Además utilizaron otras escalas como la UPDRS para mediar aspectos motores y de autonomía de la vida diaria y la escala de Hoehn&Yahr (muy sencilla para medir el estadio motor). Además los participantes realizaron un test de la marcha de 4 metros para medir velocidad, longitud de paso y número de pasos.
De un total de 21 pacientes seleccionados, finalmente 15 fueron aleatorizados, recibiendo 9 insulina y 6 placebo. Un paciente tratado con insulina abandonó por evento adverso y ninguna del placebo, finalizado por lo tanto 8 y 6 pacientes, respectivamente.
Sólo un paciente del total, en el grupo que recibió insulina, tenía el diagnóstico de atrofia multisistémica, siendo el resto pacientes tratados con fármacos para la enfermedad de Parkinson. La edad media fue en torno a los 63 años y la duración de enfermedad entre 5 y 7 años, no habiendo diferencias entre ambos grupos. Al final del tratamiento hubo una diferencia de 14 puntos en favor del grupo tratado con insulina en la escala de fluencia verbal. Además, el grupo tratado con insulina mejoró significativamente desde el punto de vista motor, tanto en el estadio de Hoehn&Yahr (de 2.6 a 2) y en la escala motora (reducción de 31 a 25 en la escala UPDRS-III). No hubo diferencias en cuanto al estado de ánimo (BDI), función cognitiva global (MOCA) ni macha. El único caso de atrofia multisistémica tratado con insulina ni mejoró ni empeoró.
En general el tratamiento fue bien tolerado. No hubo casos de hipoglucemia (bajada de azúcar en sangre), irritación nasal o reacción alérgica. El paciente que abandonó el estudio (tratado con insulina) fue porque desarrolló neumonía y trombopenia (bajada de plaquetas en sangre) (aparentemente no relacionado con el tratamiento).

Se trata de un estudio con limitaciones, incluyendo el tamaño muestral. Aún así, es un ensayo clínico que demuestra que la insulina en pacientes con Parkinson por vía nasal podría mejorar aspectos motores de la enfermedad y otros cognitivos como la fluencia verbal. Los autores sindican que los pacientes con Parkinson no empeoraron cognitivamente y que el paciente con atrofia multisistémica se mantuvo estable, valorándolo positivamente y sugiriendo que el tratamiento podría ayudar a frenar la progresión de la enfermedad. Sin embargo, el tiempo de terapia y seguimiento no fue muy prolongado. Es interesante y necesario realizar en cualquier caso un ensayo en más pacientes para poder sacar más conclusiones.


DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA

4 Comments

  1. Constanza Bravo de Álvarez dice:

    Me gustaria saber si mi esposo podria ser candidato a este program a. Tiene 5 años con Parkison toma Madopar 200 mg 50 mg y le noto mucho deterioro a nivel motor .El sufre de rigidez

  2. Alma irene palafox fuentes dice:

    Como se puede conseguir este tratamiento y cuál sería el costo, está disponible en México

    • Diego Santos dice:

      Disculpe, este tratamiento no está comercializado. Sólo está en investigación. Para que un fármaco esté indicado debe haber una evidencia sobre el beneficio y tolerabilidad del mismo, exigiéndose resultados favorables en un ensayo clínico al menos con bastantes pacientes.