Enfermedad de Parkinson: Resumen del Año 2018.
diciembre 28, 2018
Desarrollo de complicaciones en la enfermedad de Parkinson: la edad de debut y el tiempo de evolución son factores clave.
enero 14, 2019
Mostrar todo

Tango, cinta rodante y estiramiento: ensayo clínico comparativo.

• Comparan en un ensayo clínico con 96 pacientes con Parkinson el tango con la marcha en cinta rodante utilizando un grupo control activo (ejercicios de estiramiento).

• Analizan el efecto de la primera intervención de 1 hora de duración y también después de 3 meses (1 hora 2 veces por semana).

• La marcha en cinta rodante mejora la marcha tanto hacia delante como hacia atrás y su beneficio se observa ya desde la primera intervención y se mantiene 3 meses después.

• Por el contrario, no observan beneficio con el tango.
En la enfermedad de Parkinson es común que con la evolución se vean afectados progresivamente diferentes aspectos motores de la marcha y el equilibrio, pudiendo haber como consecuencia caídas. Mejorar la marcha y la estabilidad postural es una prioridad para reducir el riesgo de caídas y potenciales complicaciones graves. Diferentes terapias han demostrado incluso en ensayos clínicos mejorar la marcha y el equilibrio, como son entre ellas el baile argentino “tango” o caminar sobre una cinta rodante. Sin embargo, faltan datos sobre estudios comparativos para conocer cuál de ellas puede proporcionar más beneficio.
Se publica en la revista Journal of Neurological Physical Therapy un ensayo clínico comparativo entre las 2 terapias. Es prospectivo, por lo que incluyeron a los pacientes y observaron cómo respondían a las terapias a lo largo de un seguimiento de 3 meses. En concreto evaluaron comparativamente el impacto de las 2 terapias (tango y caminar sobre una cinta rodante como la que hay en los gimnasios) sobre el equilibrio, la función motora y la marcha tanto hacia delante como hacia atrás y también los cambios en la calidad de vida. Los autores (Estados Unidos) consideraron como hipótesis que la cinta y el tango mejorarían la función motora y la marcha hacia delante, pero además el tango, debido a los movimientos del baile en diferentes direcciones, también la marcha hacia atrás. Para comparar ambas terapias con un grupo control, un tercer grupo de pacientes no recibió ni como terapia ni tango ni caminar sobre cinta rodante, y fueron asignados a terapia de estiramiento (grupo control).
Un total de 96 pacientes con enfermedad de Parkinson participaron en el estudio, con una edad media de unos 67 años y siendo el 58% varones. Fueron seleccionados en serie a (1) tango, (2) cinta rodante o (3) estiramiento (grupo control activo). Asistieron a clases de 1 hora dos veces por semana durante 12 semanas.
Las evaluaciones se realizaron sin medicación para el Parkinson antes y después de la intervención inicial (ya el primer día, para ver el efecto inmediato) y tras el seguimiento 12 semanas después de haber recibido la terapia (1 hora 2 veces por semana) durante ese periodo de forma continuada. Observaron como la velocidad de la marcha tanto de avance (caminar hacia delante) como de retroceso (caminar hacia atrás) mejoraron para el grupo de pacientes que fue tratado con cinta rodante, observándose mejoría ya al inicio y persistente a lo largo del seguimiento. En el caso de los que recibieron la terapia de estiramiento (grupo control activo), hubo mejoría de la función motora y de la velocidad de retroceso, pero sólo al inicio después de la intervención, sin observarse beneficio a lo largo del seguimiento. Por el contrario, no encontraron beneficio para el grupo de pacientes tratados con tango.
Como conclusión, el presente estudio comparativo muestra beneficio de la marcha sobre cinta rodante ya a partir de una sesión de 1 hora tanto en la marcha hacia delante como hacia atrás, y este beneficio se mantiene después de 3 meses con una frecuencia de 2 sesiones de 1 hora a la semana. En el caso del tango, y en contra de lo esperado por los investigadores, no observaron mejorías. En base a esto y como reflexión, podría plantearse un estudio comparativo entre cinta rodante y cinta rodante más otras terapias complementarias. Dicho de otra forma, saber si añadiendo a la cinta rodante por ejemplo el tango o ejercicios de estiramiento, podría haber un mayor beneficio.


DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA

Comments are closed.