¿Qué influye más en la calidad de vida del paciente con Parkinson según COPPADIS?
agosto 20, 2019
La estimulación del nervio vago mejora las alteraciones de la marcha en pacientes con Parkinson.
septiembre 2, 2019
Mostrar todo

Un marcador en sangre de la progresión del Parkinson: NfL.

• La cadena ligera de neurofilamentos (NfL) se incrementa en plasma en enfermedad degenerativas como el Parkinson, Alzheimer, ELA o esclerosis múltiple.

• En un estudio con 178 participantes, este marcador ayuda a diferenciar casos de Parkinson de controles y de pacientes con atrofia multisistémica.

• Valores más altos se asocian a peor función cognitiva.

• Igualmente, los pacientes con valores más altos de NfL en sangre evolucionan peor, presentando un mayor empeoramiento motor a los 3 años.

• Algo muy útil es que es un marcador no invasivo (análisis de sangre).

En la enfermedad de Parkinson la progresión es muy variable de unos pacientes a otros y resulta clave identificar biomarcadores que permitan predecir la evolución de la enfermedad. Lo ideal, que sea no invasivo, como por ejemplo, un análisis de sangre. Se publica en la revista Neurology un artículo sobre un marcador con valor pronóstico llamado “cadena ligera de neurofilamentos (NfL)” (que viene del inglés, neurofilament light chain).

La creciente evidencia sugiere que los niveles de NfL aumentan en la sangre y el líquido cefalorraquídeo de pacientes con patologías neurodegenerativas. La degeneración progresiva de éstas durante la evolución de la enfermedad promueve la liberación de NfL en el líquido cefalorraquídeo y la sangre. Así, se ha observado que la presencia de NfL en líquido cefalorraquídeo de pacientes con Alzheimer, demencia fronto-temporal o esclerosis múltiple, predice una progresión más rápida. Estudios previos sugieren que su valor en líquido cefalorraquídeo podría ayudar a distinguir la enfermedad de Parkinson de otros parkinsonismos atípicos. Sin embargo, también se han encontrado valores altos en plasma en pacientes con Alzheimer, ELA, esclerosis múltiple, o parkinsonismos atípicos. En este estudio los autores quieren analizar su valor pronóstico.
Incluyen a 178 participantes, de ellos, 116 con enfermedad de Parkinson, 22 con atrofia multisistémica (parkinsonismo atípico), y 40 controles. Evaluaron los niveles de NfL en plasma con técnicas de inmunoelectrofluorescencia e hicieron un seguimiento de los participantes con una visita final de evaluación para ver como los pacientes habían progresado 3 años después. Para estudiar la evolución motora utilizaron la escala UPDRS-III mientras que para evaluar los cambios cognitivos usaron el MMSE. Observaron como los valores de NfL fueron más elevados en los pacientes con atrofia multisistémica que en aquellos con enfermedad de Parkinson, y estos que en los controles (en pg/mL, 35 frente a 17 y frente a 10). En el grupo de pacientes con Parkinson, los niveles fueron más elevados en concreto en aquellos con mayor alteración cognitiva y también con un estadio evolutivo más avanzado.
Lo más interesante es que después de un seguimiento medio de casi 3 años y medio, niveles más elevados en plasma de NfL se asociaron a un mayor riesgo de desarrollar un empeoramiento cognitivo y del estado motor. Lo relevante es que esto se mantuvo incluso después de ajustar por variables como la edad, duración de enfermedad e incluso el propio estado motor y cognitivo inicial.

El presente estudio pone de manifiesto el posible valor un biomarcador, el valor en plasma de cadena ligera de neurofilamentos (NfL), como marcador de progresión de la enfermedad de Parkinson. Por una parte, su valor en pacientes con enfermedad de Parkinson es mayor que en controles pero menor que en aquellos con atrofia multisitémica, lo cual demuestra un posible valor diagnóstico. Pero además niveles más altos predicen un peor pronóstico, con mayor deterioro motor y cognitivo después de 3 años. Queda por ver su posible utilidad en el futuro en la práctica clínica. Por ejemplo, ¿Cómo marcador de respuesta a una terapia neuroprotectora, curativa?


DIEGO SANTOS GARCÍA
NEUROLOGÍA, CHUAC (COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE A CORUÑA), A CORUÑA

2 Comments

  1. doris torres reggio dice:

    Hola!Gracias por tanta información. Soy médica y padezco párkinson desde hace 3,5 años. En tto con selegilina y pramipexol. Con rigidez y temblor a predominio der, asimétrico. Trabajo en auditoría médica de terreno, manejo un auto sin dificultad. En mi opinión por lo leído y observado el ejercicio físico también influye en la calidad de vida del paciente. No se investigó este parámetro o fue negativo? Quisiera mantenerme conectada con Uds y en diálogo con otros pacientes. Saludos. Doris Torres Reggio. torresreggio@gmail.com

    • Diego Santos dice:

      Buenos días. No nos consta que en este estudio analizaran el efecto del ejercicio.
      Hay mucha literatura que demuestra que el ejercicio vigoroso, con componente aeróbico a moderada-alta intensidad, reduce el riesgo de Parkinson, así como que en pacientes con Parkinson mejora la calidad de vida y podría ayudar a retrasar su progresión. Al hacer ejercicio se libera BDNF (factor neurotrófico que estimula el cerebro). Sus niveles se elevan inmediatamente después ya de una sesión. Su efecto es muy beneficioso. Puedes leer en la revista Mov Disord un artículo de revisión sobre estilo de vida y causas del Parkinson:

      https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/mds.27720

      Un saludo y mucho ánimo.